Desde aqui puedes BUSCAR lo que necesites en este blog.

domingo, 16 de febrero de 2014

YO ESTUVE EN MISA: 6º Domingo del tiempo Ordinario, ciclo A.

Mateo. 5, 17-37.
"No vengo a abolir la ley, sino a ayudaros a cumplirla"

     Las leyes, las normas, las prescripciones son para la vida. Están en función de la vida que se abre al misterio de Dios, de su Amor, de su Palabra. Las leyes no son pergaminos sin vida, barrotes de cárcel, columnas de cautiverio supresoras de libertad.
     La ley de Dios tiene corazón. Es una ley que se resume en el Amor. Dejemos que sea el Amor quien tenga la última palabra. No nos compliquemos con las normativas que intentan segar el presente y desposeernos de esperanza. Para Jesús lo que importa es amar. Si hubo leyes, fueron precisamente para ayudar a ese único objetivo. Pero como somos especialistas en complicarlo todo, nos aferramos no a las leyes sino a la manía de multiplicarlas, acaso por buscar seguridad. Y, al final, terminamos encarcelados por nosotros mismos.
     Abrámonos a la única ley: la del Amor. Aquella que nos remite a Aquel que por nosotros murió y vive y reina. Por los siglos de los siglos. Amén.

Fuente:http://blogs.21rs.es/kamiano/2014/02/10/jesus-enrolla-los-mismos-rollos-de-otra-manera/



jesus-enrolla-los-rollos