Desde aqui puedes BUSCAR lo que necesites en este blog.

domingo, 10 de marzo de 2013

Yo estuve en misa.

4º DOMINGO DE CUARESMA

Lucas 15,1-3.11-32. 

¿QUÉ HEMOS APRENDIDO DEL EVANGELIO DE HOY?

El cerdo era considerado un animal impuro por los judíos. Cuidar de estos animales era lo peor que podía hacer un buen israelita.

Imagina que horrible era, para los que escuchaban a Jesús, oír que el hijo pródigo deseaba la comida de los cerdos. 
Definitivamente ¡no se podía   caer más bajo!    
Dios Padre nos espera siempre, hagamos lo que hagamos. Si nos arrepentimos, lo perdona todo. 


ASÍ ES SU MISERICORDIA: INFINITA                          


LENGUAJE SIMBÓLICO...

En tiempos de Jesús, los hijos se acercaban a saludar a sus padres, y con más razón si además se habían portado mal.
Pero Jesús nos cuenta que este padre, no solo espera a su hijo todos los días, sino que también corre a abrazarlo.
 "Padre, pequé contra el Cielo y contra ti; no merezco ser llamado hijo tuyo"
Está muy arrepentido,porque quiere a su padre y porque quiere vivir mejor, aunque sea como su esclavo.
"Traigan en seguida la mejor ropa y vístanlo"
Significan el cambio y la reconciliación. La ropa nueva y limpia son imprescindibles para una vida nueva y para entrar en la fiesta que después se celebrará.
"pónganle un anillo en el dedo" 
El anillo sinifica que es su hijo. Le devuelve esta dignidad. No es lo mismo ser esclavo, que sirviente, que hijo.

"y sandalias en los pies."

Fíjate en este cuadro:
"Los pies del joven reflejan la historia de un viaje humillante: 


el pie izquierdo, fuera del calzado, muestra una cicatriz, al mismo tiempo que la sandalia del pie derecho está rota. La ropa es vieja, de color amarillento y marrón, está estropeada, y el personaje ha sido representado con la cabeza rapada." (*)
Los esclavos iban descalzos. Su padre le da unas sandalias nuevas. No lo tratará como a un esclavo, lo quiere libre y le vuelve a llamar hijo suyo.

Traigan el ternero engordado y mátenlo
Nos anuncia el sacrificio del Cordero de Dios. Si no nos reconciliamos como el hijo pródigo, no podemos asistir a la fiesta. No podemos recibirlo en la Sagrada Eucaristía.
Anuncia también la fiesta del cielo.
¿Qué necesitamos nosotros para entrar en esta fiesta? Necesitamos las ropas nuevas, el anillo y las sandalias. Nuestro Padre Dios nos lo devuelve, si lo hemos perdido, todas las veces que acudimos arrepentidos al sacramento de la confesión.
FUENTE DEL TEXTO: MI BLOG DE RELIGION 4º